domingo, 30 de diciembre de 2012

Buenas noches






Nunca lo pactaron verbalmente, pero fue como un acuerdo tácito que se metía cada noche en la cama junto a ellos dos.
Si él le decía “buenas noches” y se giraba, dándole la espalda, eso implicaba que esa noche no habría sexo. Y tampoco habría caricias, ni abrazos, y con el paso del tiempo ni un beso siquiera.

Cuando en cambio él se metía en la cama y no decía nada, quería decir que tarde o temprano sus manos se posarían sobre ella, generalmente empezando a acariciar su espalda, su pelo, acercándose más a ella, besando su nuca, apretando su miembro cada vez más erecto hacia ella….y ella se dejaría hacer, correspondiendo con gestos y caricias a su petición, hasta que se giraba y él se posaba sobre ella para colmarla de placer.

Ese acuerdo nunca firmado y que nunca fue de mutuo acuerdo hizo que él hiciese cada vez más patente y latente su falta de deseo hacia ella.

Y ella, sintiéndose poco mujer, poco atractiva ante los ojos de él y mucho menos deseada, se dejó llevar, y dejó de intentar acercarse a él tras varias negativas, y abandonó también el deseo.

Y durante años, la actividad en aquella cama dependía única y exclusivamente de esas dos palabras: buenas noches, siempre pronunciadas por él.

La última vez que él se acercó a ella, la tocó, íntima y dulcemente, y ella sintió mezcla de placer y dolor. Sin premeditación, y sin saber si hablaba su mente, su corazón o su sexo, le dijo “buenas noches”, se giró y no ha habido desde entonces más noches compartidas

17 comentarios:

  1. ¿ Y por qué al principio siempre esperaba ella el acercamiento o no de él? ¿No pudo cansarse él de tener que dar siempre el primer paso? ¿O es que ella nunca lo deseaba? ¿Y si es al revés? ¿Y si ella se cansa de bailar cada noche la danza de los siete velos para un inapetente?
    Cada pareja es un mundo.
    Bsss

    ResponderEliminar
  2. Uol Free, la respuesta a tu pregunta está en el cuarto parágrafo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué pasa con el segundo párrafo "y ella se dejaría hacer"?

      Eliminar
    2. No entiendo la pregunta, Uol.
      Quizás no supe transcribir la historia tal como me la contaron, por intentar resumirla demasiado.

      Eliminar
    3. El segundo párrafo da a entender que el sexo para ella era " dejarse hacer", lo cual no es muy estimulante, digo yo. Ergo el hombre acaba pasando y ella se siente no-deseada. Creo que es un círculo de incomprensión.

      Eliminar
    4. Creo que nada más lejos de la realidad. El texto también habla de que ella "corresponde con gestos y caricias".
      En cualquier caso, insisto....no he debido explicarla como realmente es.

      Eliminar
  3. Esa es mi vida.... donde la encuentrastes??? jejejeje!

    ResponderEliminar
  4. Estou leyendo el diálogo arriba....
    No estoy a buscar culpables.... pero creo tener sido el comodismo que hizo todo eso. Él, de salir siempre en búsqueda de ella y ella siempre a esperarlo... Un día, él se cansó de buscar en vano... y ella se tomó cómoda en decir siempre no...
    Y así se hace el fin de una relación que pudiera ser más feliz...

    ResponderEliminar
  5. Me suena a mi antigua vida de casado. Tantas veces fui rechazado, hasta que un día dije: no te busco más. Y de ahí, se pasó de no tener sexo, a no tener ningún contacto físico. Y después de 10 años así, la separación y el divorcio.

    ResponderEliminar
  6. Muy triste, pero por desgracia muy común. Creo que es el primer síntoma de que una relación se acaba definitivamente.

    ResponderEliminar

  7. hay recuerdos que, aunque se conjuguen en pasado, siguen pinchando.
    qué cruel resulta ver tus miserias en labios de otr@s. joder.

    ResponderEliminar
  8. Ahora vengo a enterarme de que tienes otro blog, madre mia, cada dia estoy peor

    ResponderEliminar
  9. Adis, si te refieres a mí, te diré que no, que este blog no es mío sino de Vlixes, y esta entrada fue sólo una pequeña colaboración o aportación. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Joooooer, real como la vida misma!

    ResponderEliminar
  11. Leyendo todos vuestros comentarios, confirmo algo que ya sabía: desgraciadamente, esta historia es más común de lo que nos imaginamos.
    Creo que no hay culpables: ni lo es más el que espera, ni el que se cansa de buscar. Simplemente, hay incompatibilidad, desamor, desgana.... Con deseo y algo de amor, la que espera se lanzaría a buscar y el que se cansa de buscar, nunca se cansaría.
    En fin...mi deseo es que estos casos se repitan lo menos posible y, si así fuese, que quienes lo vivan logren salir de esa situación lo antes posible. Lo contrario...será morir en vida.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego, no hay soledad más mala que la que se siente en compañía ni jardín más triste que el que está lleno de cardos... Y si el cardo está solo ya ni nos importa, es pura indiferencia... y la indiferencia mata, mata todo, el sentimiento, el amor, el beso... Todo y de ahí ya no se sale. Solo queda la desidia y el desinterés, el conformismo y la falta de vida que acaba con nosotros y con el otro. Y antes de que llegue todo eso, si vemos que no progresamos, zanjar el asunto empezar a vivir.
    Besos de Pecado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te respondo, aunque no soy yo el autor de la entrada, como has podido ver:
      Qué acertadas tus palabras, de la primera a la última.
      Besos
      Y gracias por pasar también por aquí

      Eliminar